Prevención y diagnóstico precoz Cáncer de cuello uterino y virus del papiloma humano

La realización de la citología anual y la vacunación contra el virus del papiloma humano son las medidas más efectivas para reducir la incidencia de esta enfermedad.

El cáncer de Cuello de Útero está causado por algunos tipos (16 y 18 ) del Virus del Papiloma Humano (VPH). La infección por el VPH se transmite por contacto sexual o contacto piel-piel a nivel de la zona genital. Un 80% de las mujeres sexualmente activas han estado expuestas a la infección por el Papiloma Virus. Afortunadamente la mayoría de las infecciones desaparecerán solas, sin embargo, algunas de ellas persistirán pudiendo llegar a producir Cáncer de Cuello de Útero.

Importancia del Cáncer de Cuello de Útero:

El Cáncer de Cuello de Útero es el segundo cáncer más frecuente en las mujeres jóvenes (15-44 años), después del Cáncer de Mama.

Diagnóstico del Cáncer de Cuello de Útero:

La realización regular de la citología (revisión ginecológica anual) permite detectar de forma precoz lesiones precursoras, pudiéndose realizar un tratamiento rápido, sencillo y generalmente con éxito. Esto resalta la importancia del chequeo ginecológico anual.

Prevención de la enfermedad:

Actualmente existe una vacuna preventiva contra el Virus del Papiloma Humano (serotipo 16 y 18, responsables del 70 % de los Cánceres de Cuello de Útero ). Su eficacia es muy alta (99%). Se administran en 3 inyecciones intramusculares a los 0, 1 y 6 meses.

La vacuna del Virus del Papiloma Humano (HPV) se ha demostrado como una herramienta eficaz para disminuir la incidencia de Cáncer de cuello de Útero y lesiones pre malignas asociadas.

Programa de Prevención del Cáncer de Cuello Uterino

La citología cérvico-vaginal (parte del chequeo ginecológico anual), junto a la colposcopia, la biopsia y la investigación de la presencia del virus del papiloma humano (VPH) son métodos que permiten un diagnóstico precoz de las alteraciones que se producen previamente a la aparición del cáncer de cuello uterino. La vacunación contra serotipos oncogénicos del VPH puede prevenir, hasta en un 70% de los casos, la aparición del cáncer de cuello de útero y lesiones precursoras.

Preguntas frecuentes sobre la Vacuna del Cáncer de Cuello Uterino

¿Se puede administrar la vacuna a mujeres que hayan mantenido relaciones sexuales?

Los estudios parecen demostrar que el beneficio obtenido de la vacunación no se ve afectado por haber mantenido relaciones sexuales. La inmunización más potente parece obtenerse cuando no haya habido infección previa por alguno de los tipos VPH incluidos en la vacuna. Sin embargo, debe recordarse el hecho de haber mantenido relaciones sexuales no supone necesariamente haber estado infectado por el virus.

¿Es necesario conocer si se está infectado por el VPH para vacunarse?

No es necesario, la probabilidad de que una mujer esté simultáneamente infectada por los tipos incluidos en la vacuna es prácticamente nula, por lo que siempre habrá un potencial preventivo de la vacuna en personas ya infectadas.

¿Se puede vacunar una mujer con citología anormal?

Sí. No obstante, debe saberse que la vacuna no ha demostrado eficacia terapéutica, por lo que con la vacunación podrá protegerse frente a futuras lesiones que puedan ocasionarse por nuevas infecciones, pero no frente a las alteraciones que ya se padecen.

¿Se puede vacunar una mujer con verrugas genitales?

Sí, ya que uno de los dos tipos de vacunas existentes también protege frente a las verrugas genitales (condilomas). Con la vacunación podrá protegerse frente a futuras verrugas que puedan ocasionarse por nuevas infecciones, pero no frente a las verrugas que ya se padecen.

¿Se puede vacunar una mujer con algún tipo infección aguda, como gripe, gastroenteritis viral, varicela, etc.?

Quien padece una enfermedad aguda que curse con fiebre debe posponer la vacunación hasta su recuperación.

¿Debe posponer la vacunación una mujer con un resfriado o una infección leve de las vías respiratorias?

No.

¿Se puede vacunar una mujer inmunocomprometida?

La respuesta inmune y la eficacia de la vacuna puede ser menor en este grupo respecto a las conseguidas en los inmunocompetentes. En estos casos el médico debe siempre evaluar la relación beneficio/riesgo.

¿Puede vacunarse una mujer embarazada?

Los datos de los que se dispone de la vacuna administrada durante el embarazo no sugieren ningún problema de seguridad. Sin embargo, estos datos son insuficientes para recomendar el uso durante el embarazo. La vacunación por tanto se debe posponer hasta después del parto.

¿Se puede administrar la vacuna durante la lactancia?

Sí, las mujeres en periodo de lactancia pueden vacunarse.

¿Se puede administrar la vacuna a mujeres que utilizan anticonceptivos hormonales?

Sí, el uso de anticonceptivos hormonales no parece afectar a la inmunidad conferida por la vacuna.

¿Qué mujeres no deben recibir la vacuna?

No deben vacunarse aquellas mujeres con hipersensibilidad a alguno de los componentes de las diferentes vacunas. Aquellas personas que presenten síntomas indicativos de hipersensibilidad después de recibir una dosis de una de las vacunas no deben recibir más dosis.

¿Puede administrarse simultáneamente con otras vacunas?

Sí, existen estudios que lo corroboran. En este caso, las dos vacunas deben ser administradas en lugares anatómicos diferentes.


Last Update:
15/09/2014
References:
Vacunación frente al cáncer de cérvix en mujeres fuera de los programas de vacunación sistemática. SEGO. Prog Obstet Ginecol. 2012;55 (Supl. 1):1-2